Líder sindical lucra con plazas de trabajadores fallecidos por Covid, en el MAC

  • La acusada es la representante del Sindicato de Trabajadores de Salud del Poder Ejecutivo del Estado de Veracruz (S.T.S.P.E.E.V), Aracely Ramos Posadas.

Martínez de la Torre, Ver.- Mientras la mayoría de los trabajadores del Hospital General de Zona “Manuel Ávila Camacho” reconocen públicamente a sus compañeros fallecidos en la lucha contra el Covid-19 y elevan plegarias en su memorias, la representante del Sindicato de Trabajadores de Salud del Poder Ejecutivo del Estado de Veracruz (S.T.S.P.E.E.V), Aracely Ramos Posadas, aprovecha la oportunidad para lucrar con la plazas que estos han dejado.

En una acción totalmente corrupta y clásica de quienes no tienen escrúpulos, la mencionada líder, que por más de 20 años ha vivido a costillas de sus representados, hace negocio con las plazas e ignora las demandas de familiares de los finados, y es que -dicen- para ella lo más importante son los dividendos que pueda obtener por la venta de los puestos que ahora están vacantes.

Un caso especial y que está dando de qué hablar dentro del citado nosocomio, es la presunta negociación que ya hizo con una plaza de lavandería, que era ocupada por una mujer que lamentablemente falleció el mes pasado, luego de contagiarse con el virus SARS-CoV-2, a quienes sus compañeros le hicieron un reconocimiento por la labor que realizó -durante muchos años- dentro de los Servicios de Salud de Veracruz.

Con el argumento de que la plaza vacante se tenía que cubrir de inmediato, la líder Aracely Ramos hizo un acuerdo con alguien y, mientras la familia de la finada pasaba los días de duelo, ella promovió a una persona e, incluso, los mismos trabajadores aseguran que apresuró trámites, a tal grado que este martes 20 de octubre irá a Jalapa a tratar de consumar su perversa negociación.

Lo anterior ha generado enojo entre algunos trabajadores del hospital, que ven a esta líder como una persona oportunista y corrupta, que lo que menos le importa son sus representados. “La plaza bien se la pueden dar a uno de los familiares de nuestra compañera fallecida, pero a la señora Aracely eso no le dejaría nada, por eso se apuró a negociarla, ojalá y que las autoridades estatales tomen en cuenta esto y no permitan que siga abusando de su puesto”, señalan algunos entrevistados, de quienes por obvias razones omitimos sus generales.