Improductivos, flojos y revoltosos, así son los regidores de Tlapacoyan

Si así como “grillan” trabajaran, otra cosa sería en las comisiones que tienen asignadas.

Tlapacoyan, Ver.- Dicen que, el que es bueno para “grillar”, normalmente es malo para trabajar. Así pasa con tres de los cuatro regidores que tiene este municipio; son improductivos, flojos y revoltosos, pero en esta ocasión hablaremos específicamente de la edil que representa a MORENA, la mal llamada “Esperanza de México”, Zoila Aguilar Aguilar.

La antes mencionada, es la señora de las garnachas que “se sacó la lotería sin comprar boleto”; sí, así como se lee, esta funcionaria fue, como muchas y muchos, de las que se beneficiaron y sacaron provecho de la imagen y campaña que hizo el ahora presidente de México, Andrés Manuel López Obrador; de otra manera ella nunca hubiera llegado a ese puesto.

La regidora Zoila fue arrastrada por una campaña presidencial y una votación que le dio a su partido la oportunidad de formar parte de un cuerpo edilicio. De vender antojitos y sin tener estudios, la señora ahora tiene un cargo y un sueldo que jamás pensó tener, es mas, es muy posible que lo que gana -quincenalmente- nunca en su vida lo vio junto.

Pero bien dice el dicho: “El que nunca ha tenido y llega a tener, loco se quiere volver”… Así le pasa a la regidora, hoy arma todo tipo de “shows” para hacerse notar, y aunque de administración pública no sabe nada, ahora es de las que señala y dice todo tipo de sandeces contra el gobierno del que forma parte.

Zoila Aguilar tiene las comisiones de Limpia Pública, Ecología y Medio Ambiente, también Comercio, Mercados y Rastros, además de Fomento Agropecuario y Forestal, entre otras que, por cierto, ni siquiera atiende, porque de eso ella poco entiende. Para lo que sí es buena, es para comer, de eso se puede dar cuenta cualquier ciudadano con solo pasar por su oficina, ese espacio siempre huele a garnachería.

La edil pocas veces va al palacio, su papel ha sido gris en estos tres años que lleva en el cargo, es omisa en sus deberes como funcionaria, pero eso sí, cobra casi 20 mil pesos cada 15 días, por eso su local -en la plazuela- ya lo tiene rentado. Ahora anda disfrutando de las mieles que le dio su partido, donde -por cierto- nadie la quiere ni se siente orgulloso de ella, y no es para menos, si la señora ahora ya hasta ve feo a los morenitos. El billete la ha cambiado.

¿Qué sentirán esos jóvenes profesionistas que tienen trabajos mal pagados cuando ven a una señora, sin estudios, que pasó del puesto de antojitos a la administración pública? ¿Qué pensarán los de MORENA al ver a una regidora improductiva, que para lo único que es buena, es para el chisme?…

Así como doña Zoila, así también hay otros ediles, que son profesores y que andan en las mismas, pero de esos hablaremos en la próxima entrega. Por ahora, aquí la dejamos. ¡Que pasen unas felices fiestas!