“Proteger y servir a la comunidad”, el falso eslogan de la Guardia Nacional (Carreteras)

  • Instalan retenes que, lejos de prevenir delitos, sólo sirven para “extorsionar” a automovilistas.
  • Cambiaron de uniforme y de nombre, pero se quedaron con todo su arsenal de mañas.

Martínez de la Torre, Ver.- Con el pretexto de que están haciendo operativos “de rutina” para dizque prevenir delitos, elementos de la Guardia Nacional (Divisón carreteras), adscritos al destacamento de este municipio, nuevamente han comenzado a instalar retenes que no sirven para nada más que “atracar” a los automovilistas.

El libramiento de Martínez de la Torre (a la altura de la agencia Corona), la comunidad Rojo Gómez y El Rancho “El Clarín”, así como en La Palmilla, en el municipio de Tlapacoyan; la localidad Progreso, son puntos, en los que los uniformados hacen de las suyas con quien se deja.

Los autos y camionetas de modelos atrasados son sus principales objetivos. Primero es la licencia, luego el seguro, de ahí pasan a revisar placas, números de serie y todo, hasta encontrar el más mínimo detalle, para así amenazar a los conductores con infracciones que únicamente sirven para presionar y sacar la famosa “mochada”.

Los supuestos operativos no sirven más que para lo ya antes dicho, pues hasta ahora no se ha sabido que gracias a esas acciones se haya detenido algún cargamento con sustancias ilícitas o que hayan detenido a algún peligroso delincuente, en pocas palabras, los elementos se han convertido en una amenaza uniformada para la gente de bien, los que trabajan, principalmente los hombres del campo.

Comandantes van y vienen y la Guardia Nacional sigue sin dar resultados, cuando sale alguna nota a favor de ellos (los elementos) es casi seguro que está pagada. El robo de autos no ha disminuido, los ilícitos en carreteras crecen y la ciudadanía ya está harta de que se instalen en puntos específicos sólo para joder al que menos tiene. El eslogan de “Proteger y servir a la comunidad” es sólo eso, un simple eslogan, pues no protegen ni sirven a nadie.

Las constantes quejas y denuncias que se publicaron el año pasado obligaron a esos policías a no poner retenes, pero a penas inició el 2021, y creyendo que a la gente ya se le olvidó todo, otra vez se les ve deteniendo autos y camionetas en los puntos antes mencionados. Aunque el presidente de la república dice que ya no hay corrupción, en la Guardia Nacional se empeñan en llevarle la contraria.

Cambiaron de uniforme y de nombre, pero se quedaron con todo su arsenal de mañas. Así las cosas en la Guardia Nacional.