Denuncian tianguistas presuntas extorsiones de sus propios líderes

En redes sociales, los comerciantes del “camellón” aseguran que son obligados a dar cuota para “protección” de un supuesto cártel, así como moches para Guardia Nacional (División caminos), Tránsito y Transporte Público.

  • El líder, un tal “Rodolfo”*, es quien se encarga de presionarlos para que den el dinero y dizque entregarlo a los ya mencionados.

Martínez de la Torre, Ver.- En redes sociales, tianguistas de Villa Independencia, de la zona conocida como “El camellón”, denunciaron que su líder, a quien identifican como Rodolfo, les está cobrando cuotas, para supuestamente obtener protección de un cártel.

De la misma manera, dijeron que tienen que aportar para la Guardia Nacional (División Caminos) para que les permitan circular con sus mercancías en carretera federal, mientras que a Transporte Público supuestamente le pagan para que no les moleste en vías estatales. Esto a pesar de que ninguno de ellos vende cosas ilegales.

El mensaje, que circuló en redes, dice lo siguiente:

La cuota es obligatoria e, incluso, el líder la aplica hasta a las señoras que venden comida, así como a los de frutas y verduras, pues el pretexto de este hombre es que deben apoyarse como tianguistas. La duda de todos estriba en que, si realmente el dinero que les saca es para llevarlo a donde dice*.

“Constantemente hay reuniones para pedirnos cuota, cuando no es una cosa es otra. Nadie dice nada por temor a perder el espacio, pero aquí ya creemos que es el mismo líder quien nos está extorsionando. Todo indica que es él quien inventa pagos para seguir sacándonos dinero”, revelaron los comenciantes.

Lo anterior, dijeron, debería ser investigado por las autoridades, aunque para eso, primero, los afectados tendrían que interponer una formal denuncia en contra del líder y uno de sus secuaces, que también presiona a los tianguistas del camellón a que paguen lo ya antes mencionado.

Las cuotas no son nada baratas, se habla que son varios miles de pesos los que el tal Rodolfo se junta a costillas de sus agremiados, quienes no encuentran la manera de removerlo y quitárselo de encima.