¡Hartos de los abusos! || Policías Municipales le cuentan los días a la directora administrativa

  • Esperan que con el nuevo gobierno se ponga fin a la corrupción, el hostigamiento y la usurpación de funciones de Iliana López Vázquez, una civil que ha adquirido “poder” dentro la corporación.

Martínez de la Torre, Ver.- Con forme pasan los días y ante la inminente llegada de un nuevo Gobierno Municipal, elementos de la Policía Preventiva cuentan las horas para que se ponga fin a los abusos, el hostigamiento y la usurpación de funciones de la “Directora Administrativa”, Iliana López Vázquez, una civil que, bajo el amparo de alguien del Ayuntamiento, ha adquirido “poder” para hacer y deshacer dentro de la corporación.

Hartos por los constantes atropellos, los uniformados están clamando un cambio real, un cambio que evite que personas como la mencionada porten un uniforme y usen patrullas sin tener instrucción ni formación policial, pues -dicen- eso lacera y mancha la de por sí deteriorada imagen de la corporación; una corporación que tiene mandos a los que esta mujer no los deja trabajar, porque para ella primero está el interés y beneficio personal.

La “licenciada”, como todos la conocen, no sólo abusa y denigra al personal, también usurpa funciones, al usar patrullas, encabezar operativos e instalar retenes en la zona rural; operativos que más que proteger y servir, sólo son para cometer atropellos contra ciudadanos de bien. De eso hay varias quejas y denuncias, pero por alguna extraña y curiosia razón nadie le hace nada.

Iliana López no tiene ni instrucción ni formación de policía, por consecuencia tampoco un examen de control y confianza, pero se viste como tal; prohíbe el desayuno para los que no son de grupito de allegados. En la comandancia tiene alojamiento -con aire acondicionado- que comparte con una “sobrina”, que se encarga de cobrar las multas diarias.

Según las denuncias enviadas a esta redacción, Iliana tiene a sus oficiales “preferidas”, incluso hasta una mujer civil que llega desde la capital del estado a quedarse en la comandancia, como si el inmueble de la corporación fuera un simple hotel, en el que cualquiera puede entrar y salir.

También tiene a su “preferida”, una policía identificada como “La Lupe”, con denuncias y antecedentes que, en años anteriores, la obligaron hasta abandonar esta ciudad. Estuvo involucrada y se le relacionó con aquellos elementos que fueron detenidos y enviados al penal de Misantla por andar asaltando tiendas de conveniencia y gasolineras aquí en Martínez de la Torre. Aún así está dentro de la policía otra vez.

Mientras la mencionada hace lo que quiere, mientras ella usa las patrullas nuevas, mientras ella puede subir, bajar y gritarle a quien se le anotoje dentro de la comandancia, a los oficiales -con carrera-, a los que sí trabajan, a eso los mandan a patrullar turnos de 24 horas, con 35 litros (camionetas) y 25 litros (autos). A veces menos, porque así como se consume la actual administración, también el recurso para proteger a la población.

Ojalá, señalan los policías, que el nuevo gobierno tome en cuenta las quejas, denuncias y evite que este tipo de elementos, mandos con cargos inventados, mujeres protegidas sigan vistiendo y usando los recursos de una policía que necesita cambiar para ofrecer una real seguridad a los habitantes de Martínez de la Torre. “Esperemos que así sea, porque ya son varias denuncias y la mencionada sigue paseando como Juan por su casa”, exclaman los uniformados.